Por qué el surf nos engancha

EL SURF PUEDE SER TAN ADICTIVO COMO CUALQUIER DROGA O LOS VIDEOJUEGOS

El surf es un deporte exigente, al aire libre y muy molón que tiene todas las connotaciones para poder acabar haciéndonos “adictas” y es que cualquier cosa que nos lleve al Estado de Flow (videojuegos, drogas, deportes, redes sociales, etc) puede acabar siendo adictivo y convertirse en un problema para nosotras.

 

EL SURF PROPORCIONA BIENESTAR

El surf tiene muchos elementos que proporcionan bienestar, más allá del ejercicio físico. Nos hace más paciente  ya que tenemos que aprender a esperar la mejor ola y esto requiere el control de nuestros sentidos y la gestión del tiempo. surfista cogiendo una ola
Durante el tiempo que estamos surfeando hay periodos donde estamos meditando literalmente. La meditación se basa en calmar la mente, alejar pensamientos y preocupaciones para poner la mente en reposo, que descanse y se pueda volver a enfocar. Cuando hacemos surf los pensamientos y las preocupaciones se alejan porque tienes que tener todos los sentidos enfocados en lo que haces, lidiar con el peligro de estar en el mar, evitar tener accidentes, saber qué ola coger y cómo hacen que no puedas pensar en otra cosa. Esto responde a Estado de Flow donde el ego desaparece, el tiempo no existe y todo tu ser está allí en el aquí y ahora aplicando al máximo sus facultades.

 

¿SE PUEDE SER ADICTA AL SURF?

Como en todas las adicciones, si cada vez quieres más, si nunca es suficiente, si pasas todo tu tiempo libre surfeando, si te escaquear para surfear, si dejas de tener vida social o familiar por el surf…si ante todo lo demás sólo prefieres el surf y lo pasas mal si un día ya no puedes entrar al mar: eres adicta y lo que describe tu malestar se llama SÍNDROME DE ABSTINENCIA.
Esto tiene mucho que ver con la liberación de sustancias químicas y neurotransmisoras como adrenalina, dopamina, serotonina y endorfinas durante el proceso de surfear y esto provoca una cascada de emociones reales que aumentan con la experimentación sensorial del contacto con el agua salada, visualmente con la percepción de estar en lugares bonitos y elementos propios del juego como la toma de decisiones, cuando coger la ola, qué ola coger, asumir el reto y cuando sale bien… boom! La recompensa: estás encima de la ola liberando dopamina que te hace sentir placer, aumentando así la capacidad de adicción.

 

¿ CUÁNDO EL SURF SE CONVIERTE EN UN PROBLEMA?

Como decía antes, si gastas todo tu tiempo libre en el surf, si prefieres un baño antes que salir a cenar con amigos, una comida familliar y si te escaqueas del trabajo o los estudios para surfear, tienes un problema que puede ir a más. Las adicciones llegan a afectar desmotivando nuestra vida social y profesional, haciendo que perdamos apetito sexual derivado de un aumento del estrés que también puede provocarnos problemas para dormir, distracciones, problemas alimentarios  y problemas físicos de tipo alérgico debido a un contacto excesivo con el agua  de mar, neopreno, parafina, etc.
Surfista esperando la ola momento de meditación
Photo by Jeremy Bishop on Unsplash

¿CÓMO PUEDO CONTROLAR ESTA SITUACIÓN?

Si llegamos a tener un problema con esto, lo recomendable es que busques ayuda para poder lidiar con ello y reconducir tu adicción.

Si no hemos llegado a este punto pero vemos que está aumentando significativamente el número de baños y disminuyen nuestro contacto social y/o desmotivación hacia todo lo demás, actúa invirtiendo esa tendencia siendo consciente de que puede acabar en una adicción.

Entre otras cosas no descuides tu dieta, limita tus baños, no dejes de acudir a citas sociales por surfear, haz otros deportes para entrenar y complementar tu surf, cuida tu piel y tu cuerpo, lee, el yoga y la meditación pueden ayudarte a sosegar la ansiedad y procura descansar bien.

Puedes seguir leyendo más consejos sobre surf, entrevistas o proyectos interesantes en otros artículos de  mi blog.


Dejar un comentario

Disculpa que modere los comentarios porque a veces entra correo no deseado (SPAM)